POLÍTICOS QUE VAN Y VIENEN (Asor Sadob) Los políticos actuales no están realmente comprometidos con los problemas y las soluciones a dar a todo un pueblo que siempre ha creído en ellos y los ha respetado y además los ha defendido. Siempre se ha confiado sean de un partido o de otro, que ésas personas que hablan y ponderan sobre cómo debemos llevar nuestro País hacia adelante, levantarlo, acomodarlo y defenderlo, pero la verdad es que con los años han demostrado sobradamente que solo piden, hacen, arreglan, defienden, su postura para nada más y nada menos que llevárselo para su bolsillo. Todo el dinero de nuestro sudor, el dinero de nuestros beneficios y hasta nuestro aliento. Después de nuestra gran osadía de salir de una dictadura obligada, de permitirnos soñar y abanderar una importante transición que para ellos quisieran otros, después digo, de salir airosos de todos nuestros odios y nuestras particularidades, no es justo que personajes que quizá lo tuvieron todo más fácil, más disponible, nos hayan llevado a vivir casi a un ostracismo con respecto a Europa que no nos deja ni asomar la cabeza. Siento el dolor que están llevando aquéllos a los que nadie mira ni consienten ayudar porque es mejor mirar hacia otro lado. Pero más siento, cuando casi todo el pueblo esté sumido en la miseria por los descuidos y vaivenes de estos políticos que no saben hacer política.
   
  rosabodas
  LAS SORPRESAS DE LA VIDA
 

 

 

 LAS SORPRESAS DE LA VIDA

 

 

 

 

Sorpresas te da la vida se decía por ahí. Si, así es. Nunca piensas la capacidad de las personas para hacer el mal o para que parezca quer haces el mal, pero es grande, muy grande.

 

Sorpresa es la dignidad de pasar desapercibido por el mundo, sin magnanimidad y creer que queriendo hacer el bien para todos ó, casi todos, serás la persona que con gran capacidad de aguante, podrás vivir tranquilo sin más.

 

Cuando un ciudadano resulta herido de gravedad mentalmente, es muy difícil de soportar.

Personas que no agradaban ni eran de las simpatías de los principales números, 1 y 2.

 

El número 1 sobrado de envidia, de falsedad, de poca vergüenza, se empeñaba en sacar adelante su idea de ser yo, yo y solo yo. Fallida porque níngún número cercano se dejaban llevar por la adversidad de éste que se empeñaba en hacer creer que todo iba mal y por ende que se le tenía que atender a todas sus llamadas de auxilio engañoso.

 

El número 2, hastiado de soledad mental, contrariado por los sinsabores pasados, solo quería recibir muestras de como yo no hay nada, solo yo, todo yo y yo, yo, yo. Imposible de satisfacer a ningún número que no quiere ser nada más que yo.

 

Difíciles son las cosas cuando por necesidades, obligaciones, o cariño, no se deja actuar ó no se actúa como el número quiere.

La sorpresa de caer mal.

 

No tienes intención de nada, solo conocer a ciertas personas y tratar de sentirnos y hacer sentir que estamos en armonía.

Pero hay personas que solo quieren ser, yo, yo, yo. ¡

 

Cuando a través de todos los tiempos se comprueba que la falsedad es lo que prima en la realidad mayormente, después se ve que también prima la falta de empatía y por último el egoísmo, sin más, acontecen movimientos que vuelcan para atrás.

 

 

Las noticias corrian disimuladamente por entre los personajes de la visión nefasta hacia algunas personas.

Número 1) Se dice: quiero que el mundo sea solamente mío, de nadie más. ¿Cómo es posible? estas equivocado, eso nunca ha sido, ni nunca será, arremeten.

 

Bueno dice él, pero es lo que yo quiero y así tiene que ser, si no, estropearé todo aquéllo que tengan los demás de forma sibilina. ¿Cómo preguntan?

Mis pensamientos, mis palabras, mis deseos, mis actos, mis, mis, mis.... conseguiré destruir al que no me conforme.

 

¿De verdad te crees éso? preguntan. Desde luego, todo tiene que ser agradable para mi, cómodo, alegre y además con completa sumisión.

 

La respuesta: estáte tranquilo, número 1 porque no vas a tener nada de lo que dices. Si quieres conseguir algo, tendrás que ser más comprensivo, más humilde, menos autoritario y quizá, sólo quizá, podrás conseguir que los otros te ayuden pero nada más.

 

Me sorprende que digáis éso, yo soy yo.

Ya, y los demás son los demás.

¡SORPRENDENTE!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Número 2) Se dice: No quiero que ningun número esté a mi alrededor, yo solo me basto, soy infalible,único, solo yo, soy Dios. Así con mayúsculas, fuerte, agerrido, sin tibiezas, soy capaz de salir hasta de mi tumba.

 

Le responden: nadie es Dios, o todos lo somos, pero desde luego nadie tiene el poder de ser infalible.

 

Yo si, se dice el numero 2. Me basto y me sobro y lo único que puede pasar al que no lo acepte, es que mi maldad, mi poder, mi visión, mi, mi, mi, mi....se vuelva en contra de ellos.

 

Verdaderamente, parece que no tienes corazón, cuando creemos que es muy grande, pero... este afán de ser uno mismo sin más, como si el resto no fuésemos nadie, como si solo tú supieras que hacer y como hacer, demuestra tu falta de valor para afrontar las cosas nuevas, tu falta de sentimiento y tu falta de humildad.

 

No creas, dice, nadie como yo superará todo los que yo he superado, nadie sabrá reaccionar, salir, y triunfar.

 

¿SORPRENDENTE!

Ja,ja,ja... Venga ya no te subas tan arriba, que te vas a caer muy fuerte.

 

 

 






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:

 
  Hoy habia 1 visitantes (3 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página! Copyright  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
EL TORERO No sorteó el camino, no sorteó la línea que dibujaba el asfalto. No se sabe si vio o no vio, pero allá se encaminó sin saber por qué, ni por qué no. Duelo en el contrario, duelo en los corazones; sin querer, mató a alguien, sin saber segó la vida de alguien. La suya destrozó y no se sabe cómo quedó. Luchando por ella se encuentra, luchando por salir de las tinieblas. Ahora no entiende, no comprende, ahora no sabe lo que aconteció, pero seguro que entre todos le harán saber, porque es muy fuerte el dolor que sienten, pero más fuerte fue el dolor del que marchó. Ya no, ya no siente ni padece, ya no está entre las suertes. El que el daño causó… ¡Dios! ¿Que será mejor, despertar o ya descansar? Sufren los unos, sufren los otros, pero es tan lamentable oír cómo sin saber se acusa… que parece que están esperando como lobos al acecho con sus garras. Ya le han sentenciado, ya le han arrestado, ya le han condenado. Un coche es un arma en manos de todos, unos porque van bebidos, otros porque van distraídos, algunos porque se despistan sin ton ni son, otros, muchos también, porque su corazón enfermo o no, en esos momentos le dice se acabó. ¿Qué sabemos los que de lejos vemos las desgracias de los ajenos? Nada, no sabemos nada. Pero hablamos como si lo supiéramos todo, las desgracias enturbian, si es poco sufrirlas, además nos las clavan una y otra vez, a los ojos, a los oídos y al final como diría yo, mejor no haber salido. El pobre hombre no sabe aún nada, pero cuando salga sabrá tanto que querrá haberse ido con el que mató aunque le duela en el corazón. Nadie le escucha y nadie le escuchará si su vida va a salvar. Los que han sufrido la pérdida de un padre, un hijo un nieto, le odiarán, quizás con razón, pero los que no han sufrido nada de su parte estarán constantemente acusándole con el dedo y llamándole de todo, menos bueno. ASOR SADOB 02/06/2011