POLÍTICOS QUE VAN Y VIENEN (Asor Sadob) Los políticos actuales no están realmente comprometidos con los problemas y las soluciones a dar a todo un pueblo que siempre ha creído en ellos y los ha respetado y además los ha defendido. Siempre se ha confiado sean de un partido o de otro, que ésas personas que hablan y ponderan sobre cómo debemos llevar nuestro País hacia adelante, levantarlo, acomodarlo y defenderlo, pero la verdad es que con los años han demostrado sobradamente que solo piden, hacen, arreglan, defienden, su postura para nada más y nada menos que llevárselo para su bolsillo. Todo el dinero de nuestro sudor, el dinero de nuestros beneficios y hasta nuestro aliento. Después de nuestra gran osadía de salir de una dictadura obligada, de permitirnos soñar y abanderar una importante transición que para ellos quisieran otros, después digo, de salir airosos de todos nuestros odios y nuestras particularidades, no es justo que personajes que quizá lo tuvieron todo más fácil, más disponible, nos hayan llevado a vivir casi a un ostracismo con respecto a Europa que no nos deja ni asomar la cabeza. Siento el dolor que están llevando aquéllos a los que nadie mira ni consienten ayudar porque es mejor mirar hacia otro lado. Pero más siento, cuando casi todo el pueblo esté sumido en la miseria por los descuidos y vaivenes de estos políticos que no saben hacer política.
   
  rosabodas
  CUENTOS, HISTORIAS....
 

LA DAGA MALDITA



Cuando traspasó el portón de la abadía, miró buscando un lugar, un hueco, donde podría estar escondido lo que buscaba.

No sabía bien hacia donde ir pero sabía exactamente la forma que tenía lo que necesitaba encontrar.

Necesitaba un hueco redondo con forma de roseta y a ser posible con un punto de presión. Poco a poco fue revisando todos los agujeros, escondrijos que parecesiesen "algo", no ve nada ó no sabe verlo.

Subió los escalones que separaban la sala del altar y se acercó a la mesa que allí había y la rodeó, palpando con las manos todos los bordes y laterales. ¡De pronto, creyó que lo tenía!

Un círculo de corazones, con botón de ocho hojas. Pulsó justo ahí, en el centro y se abrió. Extrajo una bandeja soldada a la roseta de la que cogió una daga. Alguien la había dejado allí y él lo sabía.

Inmediatamente se la guardó entre la cintura del pantalón y volvió a cerrar la roseta.

Salió corriendo y se dirigió al metro dirección a su casa.

Cuando llegó, revisó, miró detenidamente la daga. Estaba intacta, aunque parecía tener unas pequeñas manchas en la hoja. Podrían ser de sangre. Podrían haber matado a alguien con ella.

De todos modos, no le dió excesiva importancia a las manchas y se detuvo a observar la forma, las incrustaciones, los dibujos. Curiosamente en el centro del mango había también una roseta como la que presionó cuando la buscaba. Cenefas en el resto del mango y sobre todo en la misma hoja. ¡Era romana!

Buscó en internet una dirección y llamó por teléfono.

-Si, buenos días, verá... yo quiero visitarles para que vean algo que tengo muy valioso.

Bien, dijeron al otro lado del teléfono. ¿Qué es ello?

- No, prefiero enseñarlo antes de decir nada.

Bueno, puede venir ahora si le parece bien, no hay problema.

De acuerdo, gracias.

Cuando llegó al lugar al que había llamado, sintió deseos de dar media vuelta. No sabía bien porqué había llamado allí y ni si debía entrar, podrían hacerle preguntas, saber de donde había sacado la daga...

Llamó al timbre y le abrió un hombre no demasiado agradable aunque tampoco es que le viera nada raro.

¿Que quiere?

-Llamé hace un rato, quería enseñarle algo

Dígame, mejor dicho, enséñeme lo que quiera.

-Esto, sacó la daga de entre la cintura de su pantalón y se la dió al hombre.

¡Ummm! esto es impresionante. ¿Cómo es que la tiene usted?

-Éso no importa, ¿qué valor tiene?

Verá, dijo el hombre. Esta daga es tan importante, que su valor no es económico, sino tétrico.  No debería haberla sacado de donde la haya encontrado. ¿Quién le informó de ella?

-El quién no importa, lo que importa es, si usted me la compraría y cuanto me daría.

¡Nooo! ni mucho menos, no la quiero.

-¿Por qué? si es tan importante como dice.

Porque, no deseo morir tan pronto.

Decepcionado, asombrado, sin saber qué decir, preguntó: ¿por qué habría de morir?

Porque con esta daga mataron a alguien tan importante y demoníaco, que la maldijo y quien la posea verá la muerte con ella.

-No puede ser, me dijeron que conseguiría mucho dinero por ella si la encontraba.

¿Quién se lo dijo?

-Realmente, no conozco a la persona. Lo encontré un día dando vandazos por la calle y hablando solo y cuando le pregunté si necesitaba ayuda, me dijo que si: Busca esto que te voy a decir y te darán todo lo que tú quieras.

- Y me habló de la daga.

Intenta encontrar a esa persona y dásela, quizás él sea el que la necesita. Si sabe la historia, la quiere para morir.

Pero.... no la tengas mucho en tu poder porque si no, el que morirás, serás tú.

Absorto por las palabras que le habían dicho, sin saber qué hacer, volvió a su casa. No podía creer lo que le habían dicho, no creía que esa daga le trajera la muerte.

Durante dos días, reflexionó, meditó y no supo qué hacer. Salió a la calle un par de veces para ver si encontraba al hombre que le pidió que la buscara y no lo encontró.

El tercer día, empezó a creer que todo era una milonga, que al que acudió realmente no la quería porque quizá no podía pagar su valor y le contó esa historia. Debía buscar a alguien más.

Sentado en el sofá, observaba la daga que estaba encima de la mesa y pensaba que era absurdo todo y que además no veía que realmente tuviese tanto valor, si no parecía nada más que un cuchillo un poco más largo de lo normal....

En su ensemismamiento, le pareció que la daga giraba sobre si, señalando la punta de la misma hacía él.

Restregándo los ojos, se levantó y se acercó a ella, parecía un metal sin más, la cogió y la guardó en un cajón.

Nuevamente salió a la calle, a dar vueltas y encontrar a ese misterioso hombre que le contó la historia de la daga, de donde podría ser que la encontrara, pero que él no podía entrar en ése lugar porque lo tenía prohibido. Le informó de lo que realmente tenía que buscar de como podría apoderarse de ella, pero no encontró a nadie.

Cuando volvía a casa, creyó ver cerca de la puerta de la calle al hombre misterioso. Pero no, no creyó que lo fuera... Subió, abrió la puerta y detrás de las cortinas alguien había.

¿Quién está ahí? ¡Salga! No salía nadie se acercó al cajón donde había guardado la daga y la cogió de forma que acercándose a las cortinas iba derecho a clavar ésta a quién fuese. Al intentar clavarla, pinchó en la parede y rebotó de tal forma que quedó clavada en su pecho.

Con los ojos tan abiertos como platos quedó tumbado boca arriba y antes de morir, observó la figura que había estado buscando y no encontró.

Claramente, era el demonio en persona que con una sonrisa malvada le miraba y le decía no creas todo lo que te dice cualquiera, nunca conseguirás vivir de una falacia.






X
 




RESEÑA

LA CHICA DEL TREN

 

Paula Hawkins

 

 

 

¡Desconcertante!. Al principio de la lectura me pareció un pelín aburrida, pero según iba pasando páginas, es como si te estuviese atrapando la misma sin darte cuenta.

 

Hasta la mitad del libro, era como un paseo por los pensamientos de una persona, que fantaseaba con todo lo que miraba. Después, empiezas a divagar creyéndote que lo que piensa la protagonista es lo que sucede, o ha sucedido.

 

Poco a poco según vas terminando la lectura del libro, primero, te han atrapado de tal manera los hechos que van sucediendo, que cierras el libro y no dejas de pensar cuando lo volverás a abrir. Deseas continuar, hasta terminar, porque atrae el final.

 

Aproximándote a las últimas páginas, ves quien puede ser el malo de la historia y empiezas a vislumbrar a la persona que durante todo el tiempo fue el demonio de la vida de las tres mujeres que sin tener nada que ver se cruzan en su camino. Sorprende, pero con los datos que te va dando la protagonista, tomas conciencia de que ese personaje asoma como culpable.



 

Descripción: Universo la Maga

Descripción: Universo la Maga

 

 

16

Jul 2016

1


 

Reseña de “La sombra del viento”, de Carlos Ruiz Zafón

Mundo Literario Carlos Ruiz Zafón, La sombra del viento, reseña Rosa Bodas



3

  • Presentamos el comentario de nuestra compañera Rosa Bodas sobre “La sombra del viento”, de Carlos Ruiz Zafón.

Una obra perfectamente escrita, con una historia que realmente nos martillea la mente con todos los entresijos de personajes que comienzan de niños y terminan como adultos cada cual de aquélla manera.

Fuerte en algunos casos, romántica en otros, pero triste, muy triste.  Las diferencias en la época que corren los sucesos, entre los “más y los menos” pudientes, plasman perfectamente la vida real, creo, en ésos años, sumiéndonos en algo tan fatuo como eran los demonios que por entonces existían.

Las ilusiones de unos, el romanticismo de otros y la hegemonía de algunos que perdidos optan por odiar y matar a todo lo que no sea de su agrado.

Daniel Sempere me ha parecido intrépido para los años que corrían y Julián Carax personaje en el que se basa esta obra, un hombre sin vida porque murió cuando huyó a París. Vivió sin vivir.

Me ha gustado mucho la obra, siendo interesante su lectura y aplaudida por los lectores. Muestra de ello la cantidad de premios y su tasa de edición.

Comprar libro ahora

 



ABDICACIÓN DE UN REY

 

 

 

Abdica nuestro Rey y por nuestra Constitución actual, heredará su hijo la corona.

Muchas voces se han alzado segundos después de la abdicación pidiendo cambios, queriendo votar para decidir si seguimos con la monarquía o preferimos la república.

 

Después de tantos años en los que se nos ha felicitado por nuestra buena disposición a mantenernos unidos, vivir en democracia monárquica parlamentaria, salir airosos de una dictadura, ahora, parece que todos reniegan de aquello que aplaudieron y agradecieron, porque fue lo que nos dejó vivir en paz y armonía y bastante bien por cierto, durante muchos años.

 

Yo, no entiendo como pasamos de ser una cosa a otra con tanta rapidez y tanta falta de memoria.

 

Comprendo que los que siempre han sido republicanos, añoren ese estado, pero ¿por qué no lo han reivindicado antes, o por qué no han luchado antes por conseguir un cambio en nuestra Constitución que permitiera realizar todos ésos cambios? ¿Será que lo han intentado y el pueblo no lo ha aceptado?

 

Parece que realmente se encontraban, cómodos y tranquilos con nuestra democracia monárquica, porque les permitía hacer lo que querían, sin prohibiciones, sin cortapisas y además, vivían bien, ¿para qué arriesgar el bienestar adquirido?

 

Ahora tienen la oportunidad de luchar por sus ideales y de conseguir lo que quieren, espero que sepan hacerlo y sobre todo que no nos compliquen la existencia a los que si estamos bien tal y como está la cosa. Realmente no creo que sea tan diferente la república democrática que la monarquía democrática. Libertad de expresión, derechos, puede que todo sea muy parecido y a mí sinceramente lo que me interesa es vivir en un país en el que no me prohíban hablar, en el que me permitan trabajar y luchar por mis intereses y en el que me dejen vivir en paz.

 

Todo su afán es decir que no quieren un heredero de sangre y a mí, qué más me da, sea heredero de sangre el que sustituya o uno que aparentemente se vota pero que realmente está elegido porque para eso se le promociona más que a otros y se le dirige al puesto engañando a los que tenemos que votar con promesas dulces y magnéticas si la realidad a la postre, será otra.

 

No me interesan ni izquierdas, ni derechas, pero si me interesa y mucho, aquél que nos dirija que nos lleve hacia adelante como un país que tiene poder de decisión de libertad y de dejarnos vivir en paz.

 

Creo que debemos dejar que el que llegue pueda demostrar hasta dónde puede llegar y cuando el pueblo compruebe que no nos lleva a ninguna parte, entonces, debería el pueblo exigir un cambio, en la Constitución, en las leyes y en definitiva en el País.

 

La mayor decepción de un pueblo es ver día tras día como los políticos que nos deben defender, apoyar y ayudar, lo único que hacen es defenderse, apoyarse y ayudarse a sí mismos y dejan que el pueblo esté crispado y cansado de aguantar a nefastos.

 

Sobre todo que aquéllos que piensan que con los destrozos callejeros y violencia máxima como van dejando caer en algunos casos, vengan de donde vengan, tenga claro, muy claro, que a la mayoría no nos gusta esa violencia y no estamos de acuerdo con exigir nuestros derechos de ése modo. No es constructivo, ni didáctico, ni honroso.

 

ABORTO
Cuando una mujer junto con un hombre, ambos dos, deciden tener relaciones sexuales, sea por amor o por deseo sexual única y exclusivamente, están decidiendo por sí mismos y aceptando todos y cada uno de los riesgos que existen en todo ámbito, enfermedades y embarazos por lo consiguiente en el último caso también asumen el aborto y en caso de no estar preparados o dispuestos, o con disposición a poder atender una vida nueva que su principal motivo para venir a éste mundo, supuestamente es para ser feliz y disfrutar de éso, su vida.
Una vida, no pedida, no solicitada, no querida, porque antes de ése acto sexual, no existía.
¿Cuál es el motivo por el que unos futuros padres obligan a ése futuro hijo a vivir en la miseria, en la adversidad lamentable de la droga o de cualquier consecuencia de la vida, mala, tortuosa, e infeliz de unos padres que estaban dispuestos a vivir, sin pensar en las consecuencias producidas a otros?
¿Alguien prohibió, impidió que dichos futuros padres tuvieran relaciones que pueden llevar a un embarazo?
¿Alguna Ley, prohíbe tener éstas relaciones con resultados tan impredecibles?
NO.
Pues para cualquier decisión que se deba tomar sobre lo que resulta de un rato de amor, solo pertenece a los que lo han tenido. Ni leyes, ni nadie que se precie.
La DECISIÓN, primera sólo fue de dos y al final, sólo debe ser de ambos dos.
Pero, si vamos a dar, ayudar, ofrecer, libremente, sin importarnos lo que nos cuesta, involucrándonos en todo lo que conlleva la decisión de las parejas que quieren abortar y no les dejamos entonces, si vamos a ser legales, responsables y suficientemente fuertes para asumir todo lo que conlleva la actitud de obligar a tomar una decisión y las consecuencias que producirá ésa decisión, entonces, ¡adelante!, prohibamos, obliguemos, encarcelemos si es necesario y pisoteemos las decisiones de otros por las nuestras que hacemos suyas.

 

Caballero soñador.

 

 

Un hidalgo y gallardo corre hacia los gigantes que le abducen y sombrío cree que luchan con él sin oír a su vasallo que trotando con su burro quiere alcanzar a su amo para pararlo.

Giran las lanzas los gigantes y el hidalgo brama contra ellos creyendo que le atacan y su lanza empuña con bravura y tesón como buen defensor de sus locas ideas.

-No siga mi amo que esos molinos solo giran para ayudarnos.

¡Vasallo no me digas lo que no debo hacer¡ que si tu amo lucha es para guardarte de estos monstruos que se acercan a nosotros con aíres de poder.

-Amo, esos molinos, ni caminan ni luchan porque ni tienen manos, ni tienen pies, solo son eso, molinos.


 

 

LIBERTAD SIN ENGAÑOS
 
 
Ya no quiero ver la información,
No quiero escuchar nada.
Ni de la televisión, ni de la radio,
De ningún medio de información.
 
Da miedo, las ideas, los ruidos,
La controversia.
 
Recuerdo cuando descubrimos que
Podíamos hablar,
En la calle, en el autobús,
En cualquier parte.
 
Sentí que eso era lo que necesitábamos.
Hablarnos, debatirnos,
Mostrar las ideas, sin imponerlas.
Decirnos las cosas, sin matarnos.
 
Habíamos conseguido
Librarnos de la represión.
Del miedo, del acoso,
Y habíamos conseguido
Mostrarnos en paz.
 
Ya, no parece que seamos libres
De nuevo.
Ya no parece que podamos elegir
Lo que queramos,
Lo que deseemos.
 
No; parece que volvemos
A un mundo alicaído,
Pasmado y hundido
Parece que hemos perdido,
La razón, las formas y la ilusión.
 
No tenemos sangre para defender
Lo conseguido en muchos años.
No tenemos espíritu, ni garra.
 
Nos hemos acomodado y por ende,
Nos han adormilado de tal modo,
Que estamos desarmados
Salen las polillas de nuestros armarios,
A alborotar toda nuestra vida.
Primero, nos roban, porque
Durante años engañados,
Hemos comprobado
Que estaban callados
Porque se llevaban, nuestro dinero.
 
Cuando han visto que hemos
Descubierto su hurto,
Entonces, y solo entonces,
Cogidos por los huevos,
Han sacado su artimaña
Y nos han aniquilado.
 
Fuerza sacaremos,
Ánimo pondremos y
Lucharemos.
 
Lucharemos para conseguir
Que no nos quiten,
Nuestra libertad.

 






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:

 
  Hoy habia 1 visitantes (1 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página! Copyright  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
EL TORERO No sorteó el camino, no sorteó la línea que dibujaba el asfalto. No se sabe si vio o no vio, pero allá se encaminó sin saber por qué, ni por qué no. Duelo en el contrario, duelo en los corazones; sin querer, mató a alguien, sin saber segó la vida de alguien. La suya destrozó y no se sabe cómo quedó. Luchando por ella se encuentra, luchando por salir de las tinieblas. Ahora no entiende, no comprende, ahora no sabe lo que aconteció, pero seguro que entre todos le harán saber, porque es muy fuerte el dolor que sienten, pero más fuerte fue el dolor del que marchó. Ya no, ya no siente ni padece, ya no está entre las suertes. El que el daño causó… ¡Dios! ¿Que será mejor, despertar o ya descansar? Sufren los unos, sufren los otros, pero es tan lamentable oír cómo sin saber se acusa… que parece que están esperando como lobos al acecho con sus garras. Ya le han sentenciado, ya le han arrestado, ya le han condenado. Un coche es un arma en manos de todos, unos porque van bebidos, otros porque van distraídos, algunos porque se despistan sin ton ni son, otros, muchos también, porque su corazón enfermo o no, en esos momentos le dice se acabó. ¿Qué sabemos los que de lejos vemos las desgracias de los ajenos? Nada, no sabemos nada. Pero hablamos como si lo supiéramos todo, las desgracias enturbian, si es poco sufrirlas, además nos las clavan una y otra vez, a los ojos, a los oídos y al final como diría yo, mejor no haber salido. El pobre hombre no sabe aún nada, pero cuando salga sabrá tanto que querrá haberse ido con el que mató aunque le duela en el corazón. Nadie le escucha y nadie le escuchará si su vida va a salvar. Los que han sufrido la pérdida de un padre, un hijo un nieto, le odiarán, quizás con razón, pero los que no han sufrido nada de su parte estarán constantemente acusándole con el dedo y llamándole de todo, menos bueno. ASOR SADOB 02/06/2011